Carne Artificial, ventajas y desafíos.




¿Ya has pensado en comer una hamburguesa o cualquier otro tipo de carne desarrollada en laboratorios? Si nunca has pensado en esa posibilidad, sepa que la creación de carne artificial, creada a partir de células madres de animales usadas en la alimentación humana ya es una realidad.

Se puede decir que el consumo de carne artificial puede traer grandes beneficios a los animales usados para la alimentación humana y al planeta (al menos eso piensa la defensa animal).
Según ellos, la carne artificial no cuenta con sistema nervioso, por esta razón, no sienten dolor. Además de esto, la manera en la que los animales son tratados en los frigoríficos  es demasiado cruel. Así, cuando las personas prioricen el consumo de carne artificial, pueden mantener su conciencia totalmente limpia por no estar alimentándose de un animal.


Otra ventaja ya comprobada científicamente es que la cría de animales para la producción de carne constituye uno de los dos grandes generadores de efecto invernadero en el mundo, sin tener en cuenta que esta practica también consume mucha agua. Según los estudios publicados por la Universidad de Oxford, la carne artificial es capas de producir entre 78% y 96% menos gases invernaderos, además de consumir entre 82% y 96% menos agua de que la carne producida del modo convencional. Por esta razón, la producción de carne en un laboratorio puede ayudar en el combate contra  el calentamiento global.

A pesar de todas las ventajas citadas, la producción de carne artificial representa diversos desafíos, entre estos están:

1) Los productores reconocen que es verdaderamente difícil crear un tejido similar a la carne natural, tanto en sabor como en apariencia.

2) Producir carne en laboratorios puede tener un precio muy elevado.

3) Es necesario contar con el tiempo necesario para que la carne artificial este lista para el consumidor final, el desafió será superar la demanda sin provocar atrasos en el abastecimiento.

4) También estas los problemas ideológicos relacionados a la producción de carne artificial. Muchas personas se rehúsan a utilizar estos productos por razones religiosas o por otros motivos.

En conclusión: Solo el tiempo dirá si la carne artificial será aceptada algún día por las personas como sustituta para la carne natural, siendo producida en gran escala, o si la carne tradicional continuará siendo consumida como en el día de hoy. Además, no sabemos si los vegetarianos aceptaran esta carne cultivada artificialmente como alternativa ética a la carne tradicional. Y además hay otra cuestión, si la carne va a tener el mismo sabor a la carne natural. Otra posible consecuencia vendrá para los países que poseen millones de animales criados para el consumo.

0 comentarios:

Publicar un comentario